martes, 10 de abril de 2012

MILLAS POR CALEDONIA

Hi folks!

Ya acabó la Semana Santa, semana en la que se presupone que hay que descansar y desconectar un poquito del mundanal ruido. No ha sido mi caso, ya que hemos estado toda la semana viajando por tierras de la vieja Caledonia y sumando al contador del coche algo mas de 1000 millas... una pasada.

Al final de semana el cansancio se notaba en las piernas mas tensas y pesadas que de costumbre, supongo que algo normal al no estar acostumbrado a estar tanto tiempo conduciendo. No obstante, he seguido en la medida de lo posible con la rutina de entrenos, no solo por realizar el trabajo y no perder el ritmo, sino que también eran necesarios para oxigenar y estirar las piernas así como para despejar la mente con esos momentos de silencio y soledad que tanto necesito para mantener mi equilibrio mental (estoy un poco tocado, lo se!!)

Así pues, acabo la semana con solo 37 millas de las 43 propuestas, pero no es para quejarse ya que solo fallé un día por lo movida de la semana, y además puedo decir que he corrido esta semana casi bajo todas las condiciones climáticas posibles: sol (aunque no calentase mucho), lluvia, viento y nieve (incluido un ventisca); solo faltó una granizada pero por aquí no suelen darse, aunque por otro lado serian buenas para hacer unos tiempos de lujo ya que correría como alma que lleva el diablo, jejeje.

Entre tanto pasa el tiempo y "sólo" quedan 7 semanas para el día de la carrera y estoy entrando en el periodo de máxima carga de trabajo, creo que llegaré en buenas condiciones pero tengo la duda de si me estaré quedando corto o si por el contrario me estaré pasando de kilómetros. Esto es algo que hasta que no acabe la carrera no sabré, pero como me dijo un amigo "un maratón no es solo la carrera, son los entrenamientos", y como es el primero pues toca aprender y analizar por si quedan fuerzas para correr mas.

Para acabar la entrada de esta semana os dejo unas fotillos para que os evadáis por un momento